Benito Mussolini, el docente que se convirtió en dictador de Italia

Publié le par Maricela Flores

Benito Mussolini, el docente que se convirtió en dictador de Italia

Se llamaba Benito, porque su padre era un ferviente admirador del ex presidente de México, Benito Juárez

Benito Mussolini, el docente que se convirtió en dictador de Italia

Dicen que conocer el pasado es la mejor manera de entender el presente y hoy en día, Benito Mussolini sigue siendo recordado como uno de los personajes más importantes en la historia italiana y del mundo, ya que Gobernó Italia bajo el régimen fascista desde 1922 hasta 1943.

Benito Amilcare Andrea Mussolini nació el 29 de julio de 1883 en Dovia di Predappio, una provincia de Forlí, Italia. Se llamaba Benito, porque su padre, Alessandro, era un ferviente admirador del ex presidente de México, Benito Juárez… sí, aunque no lo creas.

Provenía de una familia humilde, su padre era herrero y su madre maestra de escuela, por lo que él siguió los pasos de su madre dedicándose por un tiempo al magisterio, por lo que combinaba la docencia con su gusto por los viajes.

En su primera afiliación política se acercó al Partido Socialista Italiano, pues fue plenamente seducido por la vertiente revolucionaria del socialismo. En 1910 fue nombrado secretario de la federación provincial de Forlí, luego se convirtió en editor del semanario La Lotta di Classe (La lucha de clases), y finalmente pudo hacerse cargo del periódico Avanti, el órgano oficial del partido.

Benito Mussolini, el docente que se convirtió en dictador de Italia

Sin embargo, la división entre Mussolini y los socialistas comenzó a incrementarse por el radicalismo que mostraba, así como por la proclama de neutralidad que lanzó el partido contra la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914. Él había sido uno de los opositores más radicales a la participación de Italia en la Gran Guerra, pero cambió de opinión y defendió una postura belicistas, por lo que fue expulsado del Partido Socialista.

En septiembre de 1915 se enroló voluntariamente, y sirvió en el ejército hasta que fue herido en combate en febrero de 1917. Dos años después, creó los Fasci italiani di combattimento, que eran grupos armados de agitación que actuaban casi en total impunidad contra los militantes de izquierda y que fueron la semilla del Partido Nacional Fascista, fundado por el mismo Mussolini en 1921.

Ascenso al poder

Este hombre fue electo diputado en las elecciones de mayo de ese mismo año. El 28 de octubre de 1922, se llevó a cabo la famosa Marcha sobre Roma, en la que 40 mil fascistas salieron de diferentes puntos de Italia para reunirse en la capital, lo que desembocó en la dimisión del primer ministro, Luigi Facta.

Benito Mussolini en la Marcha de Roma

Benito Mussolini en la Marcha de Roma

Al otro día, presionado por los acontecimientos, el rey Víctor Manuel III firmó el nombramiento de Benito Mussolini como primer ministro italiano. El fascismo había llegado al poder y se reforzó por su capacidad de defender a la burguesía nacional de los peligros democráticos representados por los socialistas con su facción comunista.

El nuevo gobierno encontró en las Milicias Voluntarias para la Seguridad Nacional, una fuerza que impuso sus posiciones en las campañas electorales de abril de 1924, por medio de la violencia y el terrorismo. A partir de ese momento la violencia política se incrementó y Mussolini se erigió como único poder, por lo que aniquiló cualquier forma de oposición y acabó transformando su gobierno a un régimen dictatorial.

El fascismo desarrolló una retórica que insistía en: el nacionalismo y el culto al poder, a la jerarquía y a la personalidad de su líder; el militarismo y el expansionismo colonialista; la xenofobia y la exaltación de un pasado glorioso remontado al Imperio romano.

Se suprimió el derecho a huelga, por lo que los sindicatos, patrones y obreros tuvieron que incorporarse a las organizaciones corporativas creadas por el gobierno, en las que estaban anulados los derechos individuales y todo estaba regulado por el Estado. El eslogan políticos que se usaba en Italia bajo la dictadura era: “Mussolini siempre tiene la razón”.

Benito Mussolini, el docente que se convirtió en dictador de Italia

Sin embargo, el fascismo no fue capaz de proporcionar el progreso material que había prometido, pero lo sustituyó con una euforia psicológica en la que el pueblo italiano se vio envuelto, con la convicción de que el país se encontraba en una etapa de resurgimiento.

Italia en la Segunda Guerra Mundial

Cuando Adolf Hitler llegó al poder en Alemania, “IlDuce” (El Líder, como le llamaban) se acercó al nazismo. De hecho, ambos líderes se admiraban mutuamente. La alianza entre Roma y Berlín quedó establecida en el Pacto de Acero (1939). Ambos brindaron apoyo militar al general Francisco Franco en la Guerra Civil Española (1936-1939); pero la agresiva política expansionista de Hitler provocó la reacción de franceses y británicos, que declararon la guerra a Alemania tras la ocupación de Polonia.

Benito Mussolini y Adolf Hitler

Benito Mussolini y Adolf Hitler

Estalló la Segunda Guerra Mundial y tras las primeras victorias alemanas, Mussolini validó su pacto con Hitler y declaró la guerra a los Aliados, pero el fracaso de su Ejército llevaron al Consejo Fascista a destituirlo el 25 de julio de 1943. Al día siguiente se ordenó su detención y encarcelamiento. No obstante, un comando alemán lo liberó y tras la invasión alemana en Italia, Hitler lo restituyó como gobernante de la península.

El 25 de abril de 1945, cuando la victoria de los Aliados era ya inminente, Mussolini fue capturado tratando de escapar hacia Suiza. Fue ejecutado tres días después, el 28 de abril, junto a su amante, Clara Petacci (quien era 29 años menor que él) y su cadáver fue colgado en la Plaza Loreto de Milán, como represalia contra las ejecuciones de los miembros del Gran Consejo Fascista que él mismo ordenó.

Benito Mussolini y Clara Petacci, ejecutados

Benito Mussolini y Clara Petacci, ejecutados

Publié dans Articles de Presse

Commenter cet article